La fiesta de disfraces

José Luis se levantó muy contento porque era sábado y le habían invitado a una fiesta.
Era una fiesta de disfraces.
- "Debes venir disfrazado de monstruo", le dijo su amigo.
Llegó la hora y en la fiesta se sorprendió del realismo de los disfraces que allí veía.
No sólo estaban bien hechos, sino que había un gusto extremo por el detalle: muchos olían mal, otros babeaban,todos con caras horribles.
José Luis se lo pasó muy bien. Bebió un poco de más. Incluso a la mañana siguiente creía recordar
que se fué al baño a mitad de la fiesta con una monstrua (cosa poco habitual en él).
En definitiva, se dijo a sí mismo, a la mañana siguiente, había triunfado.
¡Ay, si José Luis hubiera sabido que los monstruos eran de verdad!

No votes yet
Customize This